“Set status here”: la privacidad regalada

PrivacidadEs increíble como van surgiendo las nuevas necesidades. Como la gente va usando servicios que no creerías que fueran a ser usados antes de ser creados. Es algo que me llena de curiosidad y de esperanzas pues significa que todavía hay posibles negocios por descubrir, cosas que no vemos y que seguramente descubrirán un par de chavales en una tarde, como suele pasar :·)

Quién hubiese imaginado hace apenas 8 o 10 años que la gente llevaría un teléfono móvil en el bolsillo y que sin ningún rubor contestarían las llamadas que recibieran en público, sin caer en la cuenta de que su conversación esta siendo escuchada por la gente a su alrededor. Ayer mismo iba por la calle escuchando (sin poder evitarlo) a una chica que discutía con su novio por algo que sucedió el día anterior y a otra persona riendo a carcajada limpia algún chiste de su interlocutor.

Quién hubiera pensado que nadie fuera a escribir en una web sus pensamientos o incluso sus intimidades (y aparecieron los blogs) o que fuese a decir en todo momento qué esta haciendo (y apareció twitter) o dónde esta y qué esta viendo (y apareció twitxr).

Quién hubiera pensado que alguien actualizaría su estado en Gmail o que lo haría en Facebook. Yo desde luego no, y ahora resulta que lo hago a menudo.

Se crean unas necesidades que no obedecen a otra cosa que a la necesidad de socializar de los individuos. Esta seguramente sea una de las fuentes principales de las nuevas ideas de negocio. Compartir, pero no solo compartir contenidos (enlaces, vídeos, audios, fotos, textos,…) sino también emociones. Quién iba a imaginar que las redes sociales fueran a servir para lo que se crearon…

28. octubre 2008 por David
Categorías: Blogs, Conversa, Internet, Redes sociales | Etiquetas: , , | 3s comentarios

Comentarios (3)

  1. Que no, hombre, que no. Internet is for p0rn XDDDDDDDDDDDD

  2. Eso se da por supuesto :). Aunque yo separaría un poco ese tipo de redes. Tienen fines parecidos si, pero son algo más concretos ;)

  3. Pingback: Apuntes de la red » Dos caras: dos perfiles en una misma persona

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *