Contenido, métrica e Irene

El título del post no es más que un guiño a la genial película de los hermanos Farrelli. En aquella película el protagonista sufría desdoblamiento de personalidad, una era buena y la otra mala.

Algo así me viene a la cabeza cuando pienso en la presencia en internet. Hay dos factores importantes (que muchas veces se contraponen a la hora de defender una u otra postura), el contenido que generas y los números que manejas. Son dos visiones diferentes. Por un lado hay gente a la que le interesa lo que generas, si generas contenido interesante, si puedes ser considerado una fuente de información válida. Por otro, gente interesada solo en sacar la vara de medir: ¿cuántas visitas tienes? ¿cuántos fans tienes? ¿cuántos followers?

Lo que quería reivindicar un poco desde aquí es la zona gris, la necesidad de disponer de los dos factores si se quiere hacer algo serio, ya no solo a nivel profesional, sino a nivel de branding personal. Nos empeñamos en medir siempre, es humano. Lo malo es que en social media a menudo ponerse a medir es un error, la mayoría de las veces estamos sumando peras con manzanas.

El otro día leía en un debate en el grupo Facebook & Twitter For Business de linkedin un experimento realizado por un usuario que había dedicado un tiempo a “fabricar” un usuario de twitter con más de 8.000 followers, a base de followear y desfollowear dedicando entre 1 y 2 horas al día. Bueno, el resultado es que obtiene 1 o 2 clics cuando twittea algo, por contra obtiene entre 30 y 40 en su cuenta personal de poco más de 200 followers. Lo que indica que es más importante la forma en que has obtenido la audiencia que el volumen de ésta, es más importante la calidad de ésta que su cantidad. Lo malo aquí es que es difícil de medir (en twitter hay cosas como klout que algo ayudan).

Si tienes ambas cosas perfecto, pero es mejor apostar por la calidad de la audiencia. Los métodos rápidos solo sirven para incrementar el número, no necesariamente la calidad. La apuesta segura es apostar por contenidos de calidad, aunque haya que tener paciencia. Al hilo de esto es interesante el post de Julio sobre la calidad de la audiencia de su red de blogs. Paralelamente, a nivel de websites, cada vez está más demostrado que una apuesta por estrategias SEO hoy, es menos adecuada que hace unos años. La calidad de alguien que viene a buscar una palabra clave es mucho menor que la de alguien que visita una página sabiendo a donde va.

En cualquier caso la película de los hermanos Farrelli nos hace ver que no está claro cual de las dos personalidades del protagonista es mejor. En ocasiones es una mezcla la que nos va bien, no todo es blanco y negro. Audiencia sí, pero de calidad.

09. junio 2010 por David
Categorías: Blogs, Buscadores, Empresas, Internet, Métricas, Redes sociales, Social Media | Deja un comentario

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *